lunes, 15 de febrero de 2016

EL ACORAZADO MAINE

El Acorazado Maine en la bahía de La Habana, publicado en La Ilustración Española y Americana

  1. Nos encontramos ante un documento iconográfico en el que aparece una ilustración del Acorazado estadounidense Maine en el puerto de La Habana (Cuba). Es una fuente primaria y de temática bélica al tratarse de un buque de guerra. Se publicó en la revista La Ilustración Española y Americana en el año 1898 ya que fue en ese tiempo cuando se hundió el barco. Esta publicación periódica española empezó en 1869 y desapareció en 1921. Se caracterizó por la profusión de ilustraciones representando variados aspectos de la vida cotidiana de España e Hispanoamérica. Es por tanto un documento público y destinado a los lectores de la revista.
  2. En la imagen en blanco y negro aparece el acorazado Maine de 6800 toneladas, botado en 1889, haciendo su entrada en la bahía de La Habana, seguramente el día 25 de enero de 1898, sin previo aviso, lo que era contrario a las prácticas diplomáticas de entonces y de ahora. La excusa de su presencia era asegurar los intereses de los residentes estadounidenses en la isla, aunque más bien era una maniobra intimidatoria y de provocación hacia España, que se mantenía firme en el rechazo de la oferta de compra de la isla por parte de EEUU. El Maine se hundió la noche del 15 de febrero de 1898 en La Habana. De los 355 tripulantes, murieron 256. Sin esperar el resultado de la investigación, la prensa sensacionalista norteamericana culpó a los españoles del hundimiento. La comisión de investigación estadounidense determinó que la causa de la explosión había sido provocada y externa, posiblemente una mina, mientras que la comisión española afirmó que la causa era interna. EEUU acusó a España del hundimiento y declaró un ultimátum en el que se le exigía la retirada de Cuba, lo que fue rechazado de inmediato por el gobierno español. Así comenzó la guerra hispano-norteamericana, que no se limitó a Cuba, sino que incluyó también Puerto Rico y Filipinas. 
  3. Los motivos reales de la explosión del Maine fueron causas internas como afirmaban los españoles. Fue posiblemente la ignición de la santabárbara del buque debido a la autocombustión del carbón bituminoso que alimentaba al acorazado y que es de gran volatilidad, lo que generó la explosión. La prensa norteamericana liderada por W. R. Hearts convenció a los ciudadanos de su país de la culpabilidad de España en este accidente, presionando a su gobierno para que declarase la guerra a España el día 25 de abril de 1898. 
  4. Tras las derrotas navales españolas de Cavite  (Filipinas) y de Santiago de Cuba, la suerte de la guerra estaba echada. Las derrotas españolas en tierra siguieron a las navales, debido a la superioridad numérica de los estadounidenses y sus aliados nativos. Finalmente, la firma del Tratado de París a finales de 1898 supuso la entrega de Cuba, Puerto Rico y Filipinas a EEUU. El imperio español desaparecía a la vez que se iniciaba el norteamericano a nuestra costa. Una potencia de segunda clase era sustituida por una nueva nación que muy pronto lideraría el mundo tras la 1ª Guerra Mundial. Y en España las consecuencias del Desastre (como se le llamó a la pérdida colonial) fueron enormes, si no tanto económicas, sí sobre todo políticas (crisis del régimen de la Restauración), ideológicas y morales (surgimiento de la Generación del 98 y del regeneracionismo).



1 comentario:

  1. muy interesante, casualmente tengo un amigo que todavia mantiene objetos del Meine, si le interesa me pueden contactar. saludos

    ResponderEliminar