jueves, 26 de enero de 2012

El descubrimiento de América. Cómo empezó y cómo ha terminado.


                                                       Publicado en La Campana de Gràcia, 1898
                                                                        



  1. Nos encontramos ante un documento iconográfico, concretamente ante un dibujo satírico publicado en La Campana de Gracia en 1898. Es un documento de fuente primaria y de temática política, cuyo destinatario son los lectores de la revista, y su finalidad era la crítica a la  gestión de la Guerra de Cuba llevada a cabo por los gobiernos de la Restauración. Se publicó en el semanario satírico, republicano y anticlerical  La Campana de Gràcia, editado en Barcelona entre 1870 y 1934. Resultó una de las publicaciones más influyentes en la Cataluña de finales del siglo XIX. Es un documento de carácter público.
  2. El dibujo se divide en 2 partes. Está hecho en blanco y negro y en la parte superior se representa a las 3 carabelas de Colón descubriendo un nuevo Mundo representado con un sol naciente y en cuyo centro aparece el nombre de Cuba. Es un instante de optimismo y alegría.  Representa un momento importante de la historia de España como es el descubrimiento de América, una época de esplendor de nuestro país en el que ampliamos los confines del mundo conocido. España entonces se situaba como la gran potencia mundial que será durante el siglo XVI, respetada y temida por el resto de países. En la imagen inferior ese amanecer lleno de luminosidad, grandeza y optimismo ha desaparecido por un ambiente nocturno, pesimista y decadente. Los barcos regresan del Nuevo Mundo 400 años después cargados de soldados  mutilados, heridos, raquíticos y enfermos, que deben ser ayudados por otros compañeros porque difícilmente se mantiene en pie. El ambiente de derrota y decadencia es notorio. España tras la pérdida de sus últimas colonias ha dejado de ser una potencia de primera categoría, para convertirse en un país moribundo, de segunda fila, sin prestigio y sin honor. Y la culpa sin duda se debe a los partidos  de la Restauración, que no han sabido evitar una guerra que nos ha conducido a la pérdida de nuestras últimas colonias en el Caribe y en el Pacífico.Las condiciones de vida de nuestros soldados de reemplazo en la isla de Cuba fueron deplorables: enfermedades tropicales, malnutrición, escasez de medicinas, armamento inapropiado y escaso, ataques de la guerrilla cubana, rechazo de parte de la población cubana, etc. Todo esto ayuda a entender el estado lamentable que nuestro ejército en Cuba presentaba tras la repatriación final.
  3. El año de 1898 marca el fin de nuestras colonias en ultramar. La intervención de EEUU tras el hundimiento accidental del Maine será clave en la derrota de nuestro ejército y de nuestra armada. Los desastres navales de Cavite y de Santiago de Cuba nos llevarán a la firma del Tratado de París por el cual cederemos nuestras colonias de Cuba, Puerto Rico y Filipinas a EEUU. Una nueva potencial mundial (EEUU) sustituye a un país en decadencia (España) arrebatándole su imperio colonial justo cuando las grandes potencias mundiales (Francia, Gran Bretaña, Alemania, Japón) están forjando nuevos imperios en África y Asia. Las consecuencias de esta derrota no se harán esperar, sobre todo en el terreno moral e ideológico, con la aparición de un nuevo elenco de escritores (la Generación del 98) y sobre todo de políticos e intelectuales regeneracionistas que propondrán una serie de medidas reformistas para sacar al país de su parálisis política y económica. Joaquín Costa con su crítica certera al caciquismo y su propuesta de "despensa y escuela" será el principal representante de esta línea regeneradora del país, que en los primeros años del reinado de Alfonso XIII la seguirán tímidamente políticos de los partidos de la restauración como Maura y Canalejas. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario