domingo, 22 de abril de 2012

mapa guerra civil




1. Nos encontramos ante 4 mapas sobre la guerra civil española que representan las distintas fases que tienen lugar a lo largo de los casi tres años que dura el conflicto civil. Se trata de una fuente secundaria, aunque desconocemos la procedencia, y de temática militar. Los sucesos que representan los 4 mapas tienen lugar entre julio de 1936 y febrero de 1939.

2. Los 4 mapas están ordenados cronológicamente. Se utilizan en todos los mismos símbolos y colores, y el territorio que representa es la Península Ibérica, el archipiélago balear y parte del protectorado español en Marruecos. En color azul se representa los territorios controlados por los nacionales, y en color rosa las regiones dominadas por el gobierno republicano. También aparecen unas flechas azules que simbolizan los ataques y líneas de avance de los sublevados, y flechas rojas que indican los movimientos de las tropas gubernamentales. Se representa igualmente el símbolo característico de las batallas y el nombre de las más importantes de ellas, otro que hace referencia al cerco sobre Madrid, y finalmente el nombre de las principales ciudades que tuvieron relevancia en estos años difíciles.

3. En el  mapa superior izquierdo aparece la situación de España al estallar la guerra civil en julio de 1936. Los territorios que se sublevaron aparecen en color azul y son el Protectorado marroquí, Galicia, Meseta Norte, Álava, Navarra, el oeste de Aragón, Baleares menos Menorca. y en el sur las ciudades de Sevilla y Córdoba y el oeste de la provincia gaditana. Estos territorios del sur fueron fundamentales para que las tropas sublevadas pudieran pasar el estrecho y desembarcar en la península, a pesar de que la armada española había quedado en gran parte en poder de la República.
Los territorios nacionales estaban poco poblados, agrarios, atrasados y poco industrializados. Esto suponía una grave desventaja en principio a la hora de ganar una guerra a largo plazo. Por contra, las regiones bajo el control de la República eran las más pobladas, avanzadas e industrializadas. A pesar de ésto, el gobierno legítimo no pudo o supo aprovechar esa ventaja de partida para ganar la guerra.
Los territorios republicanos comprendían la cornisa cantábrica, el este de Aragón, Cataluña, el levante español, Madrid, Meseta sur y casi toda Andalucía.

Las flechas azules representan los movimientos de las tropas franquistas. Cabe distinguir dos movimientos: en el sur destaca el que desplaza a las tropas marroquíes hasta Sevilla para proseguir por Extremadura y llegar a Toledo, que la terminarán liberando del cerco al que la sometían los republicanos. Al norte, las tropas del general Mola se mueven hacia Madrid y Extremadura. Ambos desplazamientos tiene una doble finalidad: conseguir unificar los territorios sublevados, y cercar Madrid para finalmente tomarla y acabar rápidamente la guerra.

Las líneas rojas indican los movimientos de las milicias republicanas; una se dirige a Mallorca para intentar tomarla, fracasando; las otras dos van hasta Aragón, detendiendo el avance de los nacionales.

En el mapa superior derecho apreciamos la situación del país en marzo de 1937. Ha fracasado la toma de Madrid, ante la dura resistencia de los milicianos de izquierdas, y se destacan dos batallas que tienen lugar en los alrededores de la capital: la del Jarama, en la que los franquistas quieren tomar la carretera de Valencia, fracasaando en el intento; y la de Guadalajara, en la que las tropas italianas que apoyan al Generalísimo son derrotadas por los republicanos.
Al no poder tomar Madrid, Franco cambia su estrategia. En lugar de una guerra corta, piensa en alargar el conflicto para así acabar con el mayor número posible de enemigos. Dirige sus tropas hacia el norte, atacando en Guipuzcoa y Vizcaya. Las tropas republicanas apoyadas por los gudaris vascos del PNV apenas podrán oponer una dura resistencia, aislados como están del resto del territorio de la República. Destaca la ciudad de Guernica, que tuvo que soportar un duro bombardeo llevado a cabo por la Legión Cóndor alemana que apoyaba a los nacionales.
En el sur, los franquistas han tomado toda Andalucía Occidental y Extremadura, destacando en este caso la toma de Málaga, por su carácter sangriento y la  fuerte represión desarrollada en ella.

En el mapa inferior izquierdo se representa la situación bélica durante los meses de abril-mayo de 1938. Franco ha tomado finalmente el País Vasco, Santander y Asturias, centrando su atención ahora en el frente aragonés. Las tropas nacionales consiguen vencer a los republicanos en la batalla de Teruel, y finalmente a través del Maestrazgo llegan hasta ek Mediterráneo por Vinaroz. Consiguen así romper de nuevo el territorio republicano quedando aislada Cataluña del resto. La reacción gubenamental no se hace esperar, inciando una ofensiva en el verano de 1938 en el Ebro, con el objetivo de alargar la guerra a la espera de que estallase un conflicto en Europa. El desgaste de las tropas republicanas en esta batalla fue enorme, y tras su fracaso, Cataluña se mostraba vencida ante las tropas nacionales.

En el mapa inferior derecho  aparece el estado de la guerra civil en febrero de 1939. Cataluña ha sido controlada por los franquistas, que avanzando desde Lérida y desde Castellón dominarán toda la región. Las últimas tropas republicanas junto a personas civiles cruzan la frontera francesa para ponerse a salvo de las represalias nacionales.  También en marzo de 1939 los franquistas toman la isla de Menorca, hasta entonces republicana. El único territorio fiel a la República es el centro, este y sur peninsular. La guerra está decidida, a pesar del intento de Negrín de prolongarla lo máximo posible. El golpe de estado del coronel Casado precipitará la rendición de las últimas tropas republicanas. El 1 de abril de 1939 la guerra civil ha terminado. Las tropas nacionales entran en Madrid y en pocos días controlarán todo el territorio gubernamental, detendiendo a gran número de soldados republicanos.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario